• Como bien dice el conocidísimo dicho español: “Nadie escarmienta por cabeza ajena” y por ende de nuestras pequeñas faltillas de atención nos toca “pagar los platos rotos” Bien cierto es que, hay cuentas y cuentas que pagar pero, poner un poquito más de atención a minúsculos detalles puede ayudarnos a evitar esos incómodos momentos en aeropuertos españoles o aquí en Londres. Sin andarme con más rodeos, la particular “cabeza de turco” de esta historia es una servidora que como al gato del refrán “la confianza la mató” 


    Ya hace un año desde que puse pies en tierras inglesas. Un año cargado de buenas y no tan buenas experiencias, pero siempre con esa espinita que, a veces, hipnotizados por la gris belleza de Londres, no nos hace darnos cuenta de lo que los gallegos llaman “morriña” Así pues, servidora se decidió a dar una sorpresa a su familia sin hacer a ninguno de ellos participe. 


    Llega al aeropuerto con más de una hora de antelación (aunque no tengas que facturar) Evita esos momentos de tensión y exterminio absoluto de las 10 uñas de las  manos y en mi caso porque no llegaba a las de los pies.

    Salida con Easybus desde Baker Street a London Stanstead. Mi vuelo salía a las 17.00 pm así que me dije: “¡Bah! Saliendo a las 14.00 voy de sobra. ¡MENTIRA! Querido amig@ lector de este blog, seguro que al igual que yo habéis oído hablar, aunque sea de refilón de una cosita llamada Ley de Murphy. Basta con que lo planees justo para que el cosmos entero se confabule contra tuya y haga que se te pongan los cascabelillos de corbata. No contenta con mi primera experiencia al límite con Easybus, que llegué muy justa porque fue el día que cayó la nevada del siglo en Londres, me decidí a repetir. Entonces, ese mamoncete de Murphy que observaba atentamente dijo… Tiempo justo…. ¡espera! Uno de los trucos de este tipo de compañías de transportes baratos a los diferentes aeropuertos de Londres es practicar el Overbooking. Hablando en cristiano, reservan más plazas de las que disponen, o sea, aunque tengas tu billetito para el bus de las 14. 00 si no hay plazas  te quedas en tierra esperando al siguiente. Y siempre suelen llegar con retraso.

    Moraleja: Vete 500 horas antes al aeropuerto y si no puedes prepara técnicas dignas de pressing catch para coger tu asiento en el bus. Otra solución algo menos agresiva es el tren, más carete sí, o irte con Terravisión o National Express dado que los buses son más grandes  y las probabilidades de overbooking son infinitamente menores (no así las de retraso: tráfico, nieve o un camión en llamas como me pasó en esta última ocasión)

    Vacaciones. Llegada a casa, reencuentro familiar, lágrimas de alegría, comida de mamá, piscina, sol, playa, fiesta y… hasta aquí puedo escribir panda de curiosos. 

    Retorno a Londres. Como no tenía que facturar decidí ir al aeropuerto con 40 minutos antes del cierre de las puertas, a parte que vivo relativamente cerca del aeropuerto. Olvidos de último momento que te hacen salir un poquito más tarde, sumado a un tráfico normal hacen que llegues justito. Llegada al control de seguridad, últimos abrazos y lágrimas amargas por la separación. Pero, el cabroncete de Murphy que también tiene su punto sensible dijo: “¡Qué pena! No puedo dejar que esta bonita familia se separe. ¿Qué puedo hacer?” Murphy se conmovió, pero no pensó que a él  no le dolía la cartera, así que decidió que por una vez en mi vida no releyese 748 mil millones de veces esas graciosas miniletrillas de nada que te salen en los billetes de embarque cuando los imprimes desde casa. Llego a seguridad y la muchacha me dice que no puedo entrar que ese documento no es válido porque con la compañía que viajaba no los admite y hace que los pasajeros tengan que imprimir el documento e ir al mostrador para que ellos les faciliten la tarjeta de embarque. La compañía en cuestión… No, no, no era Ryanair. Era Norweigan. Como iba relatando, Norweigan no parece estar muy concienciada con el medio ambiente y le gusta tirar de papel como a los políticos españoles del dinero ajeno y, necesitan imprimir dos documentos el Travel Document, el cual no te indica en ningún caso que no es un documento apto para abordar el avión, pues sí lo es pero… aquí viene la letrita de las narices: No para viajes a Reino Unido o de Países de la UE a Noruega o al “coñ…. La Bernarda. 

    ¡Ups! Un contratiempo. Corre buscando el mostrador de Norweigan. No hay mostrador. Vuelta a seguridad. De ahí a Información. Tiempo perdido estimado: 7 minutos más siesa de información que disfruta no haciendo su trabajo ni facilitando ayuda a los pasajeros. El mostrador estaba con SwissPort (otra compañía) Carrera más trabajador que parece ser se comió a su último compañero y también disfruta no trabajando. Me regaña diciendo que no puedo llegar 20 minutos antes del cierre de puertas. Lo siente mucho pero están cerrados y ya no puede ser. Podéis imaginar mi cara de… bueno, mi cara. Me “facilita” los números de la compañía. El de España no funcionaba y el noruego tras chuparme la versión original que sonaba a chino hasta que escuché “For English versión press…” Me pasaron con una muchacha que tenía un acento en inglés que su madre la entendería, prima hermana de Ana Botella tenía que ser. A resumidas cuentas. Ni en el aeropuerto me ayudaron, ni la compañía me ayudó, así que yo, mis padres y mis maletas nos tuvimos que volver a casa a los ojos de un emocionado Murphy sabiéndose cumplidor de su misión. 

    Moraleja: LEE SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE la letra pequeña. Las compañías Low cost son buses con alas y parece que si los pierdes son dos euros lo que te quitan. En los aeropuertos nadie sabe nada. Moraleja de la moraleja: VETE 500 HORAS ANTES AL AEROPUERTO. 

    Como conclusión: días de trabajo  y dinero perdido, pero... una sesión de peluquería, dos días más de playa y nuevos momentos con familia y amigos que no esperaba. Así pues, si mi experiencia os puede servir de algo, no permitáis que la necesidad de descansar y los deseos de estar con los nuestros nos haga arriesgar un viaje que pagamos con mucho esfuerzo. Así que chic@s "Hombre precavido vale por dos"


    0 Comentarios :

    Publicar un comentario

    Tus comentarios son valiosos

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...